lunes, 30 de junio de 2014

Organizándome en la cocina II. Aprovechar los restos de frutas y verduras para compost o abono orgánico.

Hola a tod@s, sigo incorporando cambios a éste nuevo estilo de vida, aunque despacio, afianzados.

Hace mucho tiempo escuché hablar de hacer compost casero con los restos de frutas y verduras que normalmente desechamos en la basura, no me informé mucho y puse los restos en una caja de plástico sin airear ni nada, y el resultado fue desastroso.

Hace unos seis meses ví un vídeo por youtube en el que un hombre hacía su propio compost casero, y presté más atención. Como no sabía si me iba a salir bien o no, utilicé una caja de frutas, que van agujereadas por todos los sitios, cogí los restos de frutas y verduras sobrantes durante varios días y bien troceaditos (a más se troceen, antes se descomponen y antes obtenemos el compost o abono) los dispuse en la caja. Usé restos de frutas y verduras únicamente, menos las cáscaras de naranjas y limones, que no sé bien por qué razón no valen para el compost.

También usé restos de poda de las plantas de las macetas, restos de césped, hojas secas, etc (nunca malas hierbas!) 

Y los posos de café o de infusiones también los fui incorporando. Las bolsitas de infusiones se echan tal cual, no hace falta quitarles el papel, pero si la troceais mejor.

Todo bien dispuesto en la caja de frutas, con una madera abajo por si manchaba el suelo, y tapado por encima con una tabla por si llovía, se quedó bien aireado por los agujeros de la caja.

Y una vez al mes aproximadamente, iba y le daba una vueltecita a todo con un palo. Olía muy bien y no había insectos, así que finalmente dí con la clave y a partir de ahora aprovecharé todos los restos de frutas y verduras, para elaborar mi propio compost o abono y mis plantas me lo agradecerán.

A la par disminuyo el impacto medio ambiental con la basura.  Una vez leí que en función de la basura que hacemos así gastamos, es decir, la cantidad de basura que generamos es directamente proporcional al gasto del hogar. No sé ni dónde lo leí, ni si es científico y riguroso, pero en mi caso que he tenido que ajustar la economía en casa muy mucho, lo he notado en la cantidad de basura que hago. Y ahora será menos, claro :D

Así empecé:

Pero luego decidí cortarlos un poco más pequeños, ya que sino tardarían mucho más en descomponerse. La cáscara dura de la cebolla, tras seis meses está igual, no se ha descompuesto.

 Lo tapé así, pero luego le puse unos azulejos encima por si llovía.

 

Poco a poco fui incorporando restos de frutas y verduras, y finalmente terminé de llenarla con restos de podas (flores de bougambilla, hojas.....)



Dicen que es aconsejable cubrirlas con paja para que coja calor la mezcla y se descomponga, yo no disponía de paja, pero como tengo césped plantado en macetas, corté las partes secas y las dispuse por encima:

 
 Y ya lo tapé y me olvidé de esa caja, salvo que una vez al mes o así le daba una vueltecita y volvía a taparlo.

No tuve problema de olores ni de insectos, y cuando lo removía olía muy bien.

Ayer lo saqué y ví que ya estaba listo para ser utilizado, como podeis apreciar la piel dura de cebolla no se deshizo pero puede servir igualmente para airear el sustrato. Estoy contenta con el resultado, así estaba ayer, a la izquiera del compost antiguo, y a la derecha el nuevo que voy a hacer:



 Éstos son los restos de una ensalada que hice ayer, los troceé lo más pequeño que pude y le agregué un poso de café que estaba también para tirar. La idea es tener un recipiente en la cocina en el que ir echando los desperdicios que se pueden utilizar en la elaboración del compost, y al final del día, agregarlo a la caja hasta que ésta se llene y nos olvidemos de ella hasta dentro de unos meses ;)

 


Sobre recipientes, pues hay de todo, gente que tiene enormes composteras porque tienen tierras, y gente que utiliza botellas de plástico de 5-8 litros y hace agujeros para que respire el compost, las posibilidades son muchas, basta con ajustaros a vuestras necesidades y buscar ideas por la red.

Más formas de utilizar los restos, también vi por internet que si pones a remojo ciertas verduras vuelven a germinar, así lo probé con el final del apio, donde se supone que va la raiz, lo puse a remojo y en unos dos o tres días:






He puesto también las bases de las zanahorias, que me consta que salen brotes que luego podemos consumir en ensaladas o batidos, y más orgánico que eso.... poca cosa verdad? :D  Dentro de poco os mostraré las fotos de los brotes en cuanto germinen.
 

 Así también utilizamos los botes de vidrio que tenemos por casa, y tiramos menos, reciclando más.

Espero que os haya gustado y nos vemos pronto!!

Chao!!




2 comentarios: