lunes, 27 de enero de 2014

Bebida de muesli.

En mi incursión hacia las recetas crudas, hice mis pinitos con las bebidas vegetales (erroneamente llamadas "leches"). He probado varias, con una gran satisfacción ya que están deliciosas tanto para tomar solas, como para acompañar.

Hace unos días, pensando en probar cosas nuevas, vi el muesli en la despensa. El muesli es una mezcla de frutas deshidratadas o desecadas, semillas y cereales, es preferible que sean integrales.

Siguiendo la metodología de las otras bebidas vegetales, puse a remojo un par de cucharadas generosas de ésta mezcla, en agua de osmosis (filtrada), toda la noche.

A la mañana siguiente escurrí, añadí un poco de agua filtrada nueva y trituré en la batidora. Una vez bien triturado, añadí un poco más de agua, hasta completar el medio litro.

El resultado fue una bebida muy suave y delicada, con un color blanco muy atractivo. Me gustó mucho y será una de mis bebidas más asíduas. Le podeis añadir canela, o vainilla, si quereis potenciar su sabor, queda riquísima.

Con los restos de triturado, añadí unas uvas pasas, y una cucharadita de miel de caña, removí bien y a desayunar.



La bebida no sé cuánto puede durar refrigerada, pero no suelo tenerlas más de 48 horas.

Espero que os guste, hasta pronto!!

viernes, 24 de enero de 2014

Germinados.

Investigando por la red, el otro día topé con una información bastante apetecible que no podía dejar de probar: Los Germinados de Semillas.

Parece ser que al mantener en remojo las semillas durante unas horas, se activan, y automáticamente, baja su nivel de grasa aumentando así sus otras propiedades, dependiendo de la semilla en cuestión.

El caso es que me embarqué en la experiencia y ha sido de lo más grata, creo que a partir de ahora siempre tendré germinados en casa, pues es una forma más de enriquecer las ensaladas y platos, de una manera muy sana.

Busqué por la despensa y empecé con la quinoa, de excelentes propiedades y a la par, de muy rápida germinación, y obtuve un 100% de éxito en apenas dos o tres días:

 Planté algunos brotes, que aún están en sus macetas, y el resto los agregué a la ensalada, y me encantó su sabor.

Así que probé con otras dos semillas, garbanzos y habichuelas. Con los garbanzos también obtuve un gran éxito, aunque han tardado varios días más. En cambio con las habichuelas no conseguí nada.

Hoy plantaré unos cuanto garbanzos, y el resto los tomaré en ensalada, también están muy ricos pues he picoteado alguno ya.

La próxima germinación será de lentejas, que también he leído que es muy sencilla de hacer.

Los pasos qe he seguido con todas, ha sido muy sencillos.

1. A remojo toda la noche, con agua filtrada o de osmosis inversa (la más pura que podamos).

2. A la mañana siguiente, enjuagamos bien y escurrimos mucho, tapamos el bote con una malla o gasa, y lo dejé volcado. Cada dos o tres horas volvía a enjuagar, e iba girando el bote para que no se estancara el resto del agua.

3. Al día siguente misma operación, cada 3 horas enjuague y escurrido, vuelta a volcar el bote.

4. A partir de éste día, ya empiezan a aparecer los brotes, y enjuago un par de veces al día, hasta consumo.

5. El día del consumo, los pongo junto a la ventana, bien iluminada, para activarles la clorofila. Enjuago por última vez antes del consumo.

Dicen de los garbanzos que antes del consumo les dan unos 15 minutos de vapor, yo en ésta ocasión no lo haré, los pondré antes de comer, un par de horas cerca de la ventana para activarles la clorofila, pero no descarto hacerlo en próximos germinados.

Buena suerte y que os gusten mucho.

Hasta pronto!!